Embajadores Aviva

Jesús Calleja, su historia

 

Jesús Calleja en la montaña

 

El alpinista leonés más famoso del mundo, amante de la naturaleza, experto en ecología y cambio climático, ha practicado muchos deportes de riesgo a lo largo de su vida, desde la bicicleta de montaña hasta el moto cross pasando por el submarinismo o el pilotaje de avionetas monomotor. Pero en el campo del alpinismo, es donde Calleja domina todas las técnicas de la escalada: roca, hielo, cascadas de hielo, escalada libre, corredores…

Desde los 18 años ha viajado incansablemente por todos los rincones del planeta. Ha realizado 34 expediciones al Himalaya, culminado numerosos picos de diferentes alturas y abordado el mítico Everest.

En África, Jesús Calleja ha  visitado numerosos países: Marruecos, Argelia, Túnez, Libia, Egipto, Kenia, Tanzania, Sudán, Seychelles, Sudáfrica, Zambia, Bostwana, Namibia y Zimbabwe, donde descendió en rafting el río Zambeze, el más salvaje y difícil de descender del mundo.

Ha buceado en numerosas ocasiones en el sur del Sinaí y ha escalado las montañas de Israel y Jordania. En Sudamérica, ha escalado entre otros picos, el Monte Pissis, el volcán más alto del mundo. Pero es en Asia y Oceanía donde Jesús Calleja ha afrontando sus retos más importantes. En los últimos años ha recorrido sus rincones más peligrosos: desde China a la estepa rusa, y de India a Indonesia. En tierras de Nueva Guinea convivió durante dos meses con los caníbales más violentos que quedan sobre la tierra.

Una relación especial le une con India, Nepal y Tíbet. De hecho, durante los últimos años ha trabajado como guía en el Himalaya para una prestigiosa agencia de trekking y escalada. Ha viajado en 13 ocasiones a la India, donde ha escalado seis veces el pico más alto de la región indo-tibetana de Ladhak, el Stok-Kangri, una cima de 6.150 metros.

Su relación con Nepal, cuya lengua domina, supera la de cualquier amante de la montaña. Ha visitado 33 veces el país y ha superado todo tipo de desafíos, ha ascendido numerosos picos, explorado impresionantes montañas y valles caminando miles de kilómetros. Pionero español en numerosos territorios entre los que destaca el Randug-Go, de más de 6.000 metros de altura.