Embajadores Aviva

Toni Nadal, artífice del éxito de una de las estrellas del tenis mundial

La trayectoria de Toni Nadal es tan variada como atractiva. En realidad, cada paso de su biografía responde a una palabra: pasión. Pasión por la vida, por su trabajo, por su familia, por sus amigos. Es una persona que desde su juventud decidió hacer de su vida una aventura y disfrutar de ella.

Después de tantear diversos estudios universitarios, Toni Nadal, miembro de una familia de tradición deportiva, descubrió que lo que más le gustaba era además lo que mejor sabía hacer: preparar campeones, más concretamente campeones de tenis. Eso que él llama modestamente “hacer pasar una pelota por encima de una red”.

Toda su personalidad se vuelca en su manera de hacer que le hace único: Imaginación, para cuestionárselo todo, incluso desde el triunfo. Humildad, para reconocer los errores y recomenzar con una sonrisa o una de sus irónicas bromas. Voluntad, para poner todo su entusiasmo en proyectar motivación a su jugador. Incondicionalidad, para estar al lado de éste cuando las cosas se complican, y al mismo tiempo una Sinceridad, directa, cruda, pero profundamente honesta para explicar con objetividad las razones y las posibles soluciones.

Tal vez, por esa capacidad para hacer entender lo que ve sin necesidad de palabras, quizá por esa intuición tan mediterránea y al mismo tiempo tan universal, Toni Nadal es el entrenador de Rafa Nadal, uno de los mejores deportistas de todos los tiempos. Y lo ha sido desde sus orígenes hasta hoy. Un caso excepcional en esta exigente profesión. Pero si tuviéramos que destacar su mayor mérito, éste sería el de haber sabido disfrutar intensamente de su trabajo y permitirnos disfrutar de él a todos los españoles, demostrando que cualquier adversidad se puede remontar y que cada punto es vital en un partido, en todo partido.

 

Toni Nadal, artífice del éxito de una de las estrellas del tenis mundial