Embajadores Aviva

Entrevista a Toni Nadal

Entrevista a Toni NadalEntrevista a Toni Nadal

¿Podrías darme 3 adjetivos que te definan?

Tenacidad, pasión y sentido común.

¿Qué virtud y qué defecto destacarías de ti mismo?

Virtud, fortaleza mental y defecto… no voy a dar pistas a mis rivales.

¿Cuándo decidiste ser entrenador de tenis?

Estudiando la carrera de derecho me di cuenta de que disfrutaba más como entrenador en un pequeño club de tenis de Manacor.

¿A qué edad fue tu debut profesional, cómo fue para ti ganar tu primer campeonato y cómo fue el salto definitivo a la élite del tenis mundial?

Yo no me hice profesional, en realidad me hicieron profesional mis jugadores, sus éxitos exigieron de mí una dedicación. Recordemos que Rafa, uno de los primeros chicos que entrené, ya estaba en el ranking ATP siendo casi un adolescente. Pero para responderte y por poner una fecha entre los 25 y 30 años.

Háblanos de cómo es tu día de trabajo y entrenamiento (número de horas que es necesario dedicar para ser profesional, qué disciplina marcas, la alimentación, etc.).

Depende de muchos factores, si estás en temporada, la forma física del entrenador, del jugador, etc. Además, no trabajo sólo. Detrás de un jugador de élite hay siempre un equipo: un fisioterapeuta, un preparador físico, un psicólogo deportivo, etc. Yo procuro dedicarle un par de horas por la mañana a trabajar con Rafa algún aspecto en concreto: el saque, el revés, las subidas a la red… Depende de lo que en cada momento necesite. Aparte del entrenamiento físico dedicamos muchas horas a hablar, es una parte esencial de mi trabajo porque sobre todo me preocupa formar la actitud del jugador, hacerle pensar como un ganador.

Cuéntanos, por favor, alguna de las anécdotas más divertidas que hayas vivido durante tu vida profesional.

Hay muchísimas. Hace poco en una cena en mi pueblo, mis amigos, me dijeron que siempre estoy metiendo citas de autores clásicos en mis conversaciones y que soy una persona superculta… lo que no saben es la cantidad de horas que paso al año subido en un avión y las pocas cosas que se pueden hacer en él aparte de leer un buen libro.

Según tu experiencia, ¿cuál crees que son las claves del éxito para formar a un campeón?

Identificar sus fortalezas físicas y convencerle de que explotándolas al máximo puede llegar a serlo… aunque eso sí, dejándole muy claro que ser campeón cuesta, que hay que sufrir y reponerse inmediatamente de las derrotas. En realidad casi siempre se aprende más de los errores que de los aciertos.

¿Cuál consideras que ha sido el momento más duro o difícil en tu carrera?

Sin duda cuando los médicos, hace varios años, me dijeron que Rafa tenía una grave lesión crónica en un pie. Fue un momento para replantearse todo el futuro. Seguimos adelante, pero muy conscientes de que cada partido, cada Grand Slam, costaría mucho más ganarlo.

¿Y aquel del cuál te sientes más orgulloso?

Sentí un gran orgullo cuando ganamos a Roger Federer la final en Wimbledon en un partido interminable, sin duda de los más bellos y apasionantes que he vivido. Recuerdo al público en la mítica pista central en pie, aplaudiendo, cuando nos abrazamos tras la victoria.

Cuéntanos cómo te sueles enfrentar o sueles gestionar la adversidad.

Lo primero e imprescindible es reconocerla, reconocerla tal cual es. Después reunir la determinación y los recursos para superarla, sabiendo que no será fácil y por último estando muy atento durante la resolución porque las cosas nunca salen como tienes previsto. Me gusta hacer un Plan A, pero el que gana suele ser el que implementa un buen Plan B.

Has conseguido que un deportista realmente joven en la actualidad sea el n.º 1 de la clasificación mundial de la ATP, uno de los mejores jugadores de la historia del tenis y el mejor de todos los tiempos en cancha de tierra batida, ¿podríamos decir que este ha sido tu mayor reto profesional?

No. El mayor reto ha sido mantener inalterable la ilusión de mis primeros días como entrenador. No he querido acostumbrarme al éxito y creo que lo voy consiguiendo. Espero seguir así.

Habiendo llegado donde has llegado ya, ¿qué próximos objetivos te has fijado?

Me gustaría compartir todo lo que he aprendido con mucha más gente, en especial con jóvenes talentos, y si es en mi tierra mucho mejor. Tengo el sueño de una escuela de tenis muy especial.

¿Te queda algún sueño por cumplir?

Claro que sí, te acabo de hablar de uno, pero hay muchos más. Cada momento en la vida tiene sus propios sueños. Uno de mis sueños es escribir un libro que recoja lo mucho que el tenis me ha enseñado y la aplicación que esas enseñanzas pueden tener en muchos otros ámbitos de la vida, de la vida de cualquiera. Creo además que sería muy divertido, por la gran diversidad de personajes que aparecerían en él. Un verdadero Grand Slam de vivencias!

¿Cuáles son las características que consideras fundamentales en cualquier deportista? –no nos referimos a las capacidades físicas-

Insatisfacción, voluntad de superación, humildad, concentración en los objetivos fijados e insisto en el sentido común.

Un consejo que trasladarías del mundo deportivo al mundo laboral, para nuestros empleados.

Cada día tiene su partido, a veces se gana y a veces se pierde, pero siempre hay que darlo todo. Eso te permite aprender y no rendirte jamás. Además estoy convencido, porque lo que he visto, que al final ese esfuerzo se recompensa con los resultados. ¡Ah! Una cosa más, es imposible hacer algo bien si no disfrutas haciéndolo.