Embajadores Aviva

Los Grand Slam

Con el objetivo de apoyar cada una de las conferencias que Toni Nadal concederá a nuestros socios de bancaseguros, hemos editado un libro en exclusiva: “Los Grand Slam”.

Una obra que resume la grandeza de cuatro eventos: Wimbledon, Australian Open, Roland Garros y US Open. Te invitamos a que de la mano de Toni Nadal disfrutes conociendo todos los detalles de tan emblemáticos torneos y que descubras su labor junto a nuestro Nº 1, sus anécdotas más memorables y cómo afronta cada gran encuentro. Para empezar el partido, descarga aquí la edición especial del libro "Los Grand Slam” (10MB)

 

Portada de la edición especial del libro Los Grand Slam de Toni Nadal

Si me preguntan cuál es mi función como entrenador, he de decir que no se limita a cuestiones puramente técnicas. Leí en una novela que “la guerra la hacen los poetas”. Esto, bajo mi punto de vista, se acerca bastante a la misión de un entrenador.

Proporcionar elementos para la lucha, tanto en el aspecto físico como en el psicológico. Yo creo mucho en el poder de la palabra. Un entrenador debe saber, no sólo lo que tiene que decir, sino también, cuando lo tiene que decir.

En nuestro caso, el asesoramiento fiel está basado en mis convicciones personales, éstas que no logro separar de mi percepción de la vida en general.

Como en la vida real, en el tenis no existen normas fijas. Pero los resultados que dan el esfuerzo, la entrega, la eficacia del trabajo diario y apasionado son válidos para cualquier ámbito y para cualquier disciplina. Éstos constituyen un denominador común que es el caldo de cultivo para conseguir las metas que uno se propone.

Como en la vida real, en el tenis es preciso mantener la calma, ser paciente, pero también hay que saber atacar y hacer un punto ganador. Hay que aprovechar las oportunidades, aunque hay que saber que éstas sólo llegan si uno las persigue.

Como en la vida real, en el tenis hay que trabajar la responsabilidad y la capacidad de aguante como dos caras de la misma moneda. La responsabilidad para perseguir los objetivos propuestos, para luchar diariamente por cumplir con los propósitos marcados. La responsabilidad gestiona lo que depende de nosotros.

La capacidad de aguante para aceptar la adversidad porque forma parte de la vida de forma natural. La capacidad de aguante gestiona lo que no depende de nosotros.

El éxito depende de un conjunto de cosas. Uno tiene que conocer muy bien cuáles son sus mejores golpes. Hay que trabajar la entrega, el tesón, la confianza en uno mismo. Hay que dominar los momentos de duda, los reveses y las dificultades. Hay que dejar actuar la garra, la genialidad e incluso, la suerte.

Pero sobretodo tiene que haber unos valores que sustenten todo esto: el espíritu deportivo, la humildad, la corrección.

Sólo así puede considerarse que el éxito es verdadero.

Toni Nadal